7.12.10

Técnicas de pesca.
Vara y carrete en la modalidad spinning fueron usados por el 96.3 % de los pescadores participantes en la prueba (52). Los dos restantes pescadores usaron avíos de baitcasting (3.7 %).
Líneas. A falta de un método viable de verificación, se adoptó como válida la información aportada por los entrevistados en relación con la resistencia de las líneas de pesca, a la vez que se aplicó la observación visual directa, de modo que pudo establecerse el empleo general del monofilamento de nailon, material común en la época, así como verificar la correspondencia entre la resistencia informada y la que podía realmente estimarse. Las líneas se relacionan según la resistencia de línea declarada, ensayándose además un criterio endógeno a la actividad en estudio, agrupándolas en las períodos de resistencias reconocidos en las antiguas clasificaciones del Registro de Récords de Pesca (18) que estuvo vigente hasta 1990.
El análisis de las respuesta permite establecer dos picos de preferencia claramente diferenciados, en torno a las resistencias 10-12 libras (27.8 %) y 15 libras (24.1%). A pesar de la aparente proximidad de los números, en la práctica no es tan sutil la separación entre el grupo inclinado a las líneas de 12 libras y el que se asegura en las de 15 libras.
La clara tendencia hacia líneas en el límite superior de resistencia del lanzado ligero (19) es verbalmente justificada por los aficionados en el hecho de la abundancia de vegetación y empalizadas que provocan la pérdida de piezas ya anzoladas. Esta tendencia se ha incrementado en los años posteriores a este estudio, a causa de la necesidad de cobrar más peces no por deporte, sino en función de la alimentación o la obtención de beneficios monetarios.
Señuelos. Para el análisis estadístico de los señuelos establecimos convencionalmente que cada modelo y color equivale a una unidad, independientemente de la cantidad de cada uno que fuera empleado, debido a pérdidas o sustituciones e el transcurso de la pesca. Los señuelos reportados indican una decidida preferencia por la lombriz artificial (80.6 %). Se usaron, además, 6 señuelos tipo plugs (20) y 5 competidores emplearon modelos del tipo Cucharillas, o sea Spinners y Spinnerbaits). Dos imitaciones en vinilo, un pez de goma y una “colita”, se registraron asimismo.
Los anzuelos utilizados para las lombrices artificiales fueron en su mayoría de mediano tamaño (#2 y #3), y solo en cinco casos –es decir, menos del 10%- los emplearon mayores. Los anzuelos tipo escuadra, para el montaje de lombrices artificiales al estilo Texas, se veían poco en aquellos días y solo un pescador indicó específicamente su empleo.
Investigar la efectividad de los señuelos es, naturalmente, una de las principales expectativas de esta prueba. Para llevar a cabo el estudio con una precisión más cercana a las tendencias de las prácticas aficionadas, se colectó la información acerca de los colores de las lombrices artificiales, hallando una gama cuya tonalidad preponderante es el negro y sus combinaciones (48.1 %). Los restantes colores usados en la pesquería en Cauto el Paso abarcan un arco iris en el que el rojo se lleva una llamativa proporción, y en el que se hallan presente morado, amarillo, blanco, transparente y otros en cantidades unitarias.
Justificando lo que entonces podía considerarse la tradición local, las lombrices artificiales, capturaron el 72.12 % de las piezas. Los plugs –cinco Rapalas y un Mirrolure- fueron, sin embargo, decididamente superiores en cuanto a eficacia, con un promedio de 20.5 truchas capturadas frente a unas 8.6 las lombrices, que son imitaciones del mamporro (Sembrarchus marmoratus) natural de estas aguas. En las lombrices de goma, el color negro y sus combinaciones cobraron más peces, descontado el hecho de que, de las 51 piezas reportadas para el señuelo color naranja, 45 fueron hechas por un solo pescador. Las cucharillas (spinners y spinnerbaits) tuvieron el más bajo resultado en este embalse, pero sería una conclusión apresurada restarle importancia a estos señuelos, que pueden dar buenos dividendos si se les utiliza en su oportunidad.
Bajo el rubro “Otros” hemos reunido la estadística de captura de un pecesillo de vinilo, una colita del mismo material y un “pollito” (o sea, un jig); de los tres, el primero dio 37 truchas, lo cual es una noticia interesante, si bien llega muchos años tarde. Los señuelos de goma tipo alevín han adquirido numerosas formas y colores en el transcurso de estos años, aunque todavía en la fecha en que escribimos este párrafo su elección es secundaria en Cuba. Las colitas de goma suave son un consuelo cuando la trucha se muestra ahita de sus comelatas; basta que les vayan encima con su consabido mal carácter y ya están clavadas. Casi siempre es mejor soltarlas luego, porque tampoco son de talla exagerada las que se cogen con este engaño.

NOTAS
18-Los récords nacionales de pesca deportiva se publicaron entre 1976 y 1990 en las “Agendas” de los Torneos Nacionales de Pesca de la Aguja Ernest Hemingway, publicadas por la FCPD y la dirección de Recreación del INDER.

19- Se asume como norma la máxima categoría de línea de 20 libras, establecida para esta especie por la International Game Fish Association. Ver: “World Record Requeriments” en IGFA, 2010 World Record Game Fishes, página 172.

20- Imitaciones de peces en material plástico o madera, en este caso de las marcas Rapala y Mirrolure.


Continuar:
1-Inicio
2-La trucha entre nosotros
3-Una jornada recreativa
5- Capturas
6-Valoración del embalse.